Escrito sobre papel

Posted on jueves, 15 de julio de 2010 by DennysLorena


Cuando pase el tiempo y quizás cambien los caminos que habíamos soñado con anhelo y emoción, nunca dejes borrar de tu mente e interior el infinito sentimiento de luz y amor que recordamos y se fundió en nuestro mutuo corazón al reencontrarnos y abrir la llave de nuestra razón; sabemos que el amor jamás olvida, crece y florece como una hermosa estela de luz y color, ya que si el sendero de esta corta vida no recuerda la eternidad de nuestro pasado ni la grandeza de nuestro futuro interior y exterior, el alma y la fuerza radiante de nuestro ser, de nuestra esencia y presencia está segura de nuestro relación y allí siempre permanece intacta, enaltecida y eterna la llama de nuestra verdadera unión.

¿Qué Hay Hoy en Nuestra Mente?

Posted on martes, 13 de julio de 2010 by DennysLorena


Dios Dijo: ¿Qué hay hoy en tu mente? Si el pensamiento no te está dando mucha felicidad, quítalo de ella. Cuando un mosquito se te posa, tú lo aplastas. Ni siquiera lo piensas. Simplemente no quieres que te piquen los mosquitos en el brazo.

Cuando es un pensamiento que no pertenece a tu mente, cuando es un pensamiento persistente, o uno mordaz, aplástalo sumariamente y encuentra pensamientos mejores.

¿Cuántos de tus pensamientos sería mejor no tener? Son pensamientos del pasado o del futuro, y llenan tu bella mente. Te fastidian. Te sacan de las casillas. ¿No es cierto? Bueno, entonces, deshazte de ellos. Son sanguijuelas. Erocionan tu corazón. Te quitan años de tu vida. Hacen que te salgan arrugas.

Quizás piensas que un mundo sin pensamientos negativos es simplemente imposible. Quizás te preguntaras qué pasaría con la multitud de tus pensamientos. ¿En qué pensarías? ¿De qué hablarías?

Es posible que no llenes cada espacio. Es posible que haya más silencio. ¿Sería eso tan malo? ¿Sería tan malo sentarse con un amigo en una conversación silenciosa, o Conmigo? ¿Es una ofensa para ti?

Serías más firme ahorrando energía, y ahora te pido que consideres conservar tu propia energía. Quizás piensas que todos tus pensamientos caprichosos, tus pensamientos buenos-para-nada, son un ejercicio que te ayudará a perder peso y a mantenerte en forma. La realidad está lejos de eso. Cada pensamiento indebido agrega kilos. Te provée de peso extra que tú debes llevar. Ciertamente, los pensamientos pesados aumentan tu peso.

¿Han sido tus pensamientos tan pesados como los pasos de un Yeti? ¿Por qué no tener pensamientos como las mariposas? ¿Pensamientos lo suficientemente encantadores como para tenerlos siempre? ¿Cuáles podrían ser algunos de estos pensamientos, amado? ¿Cuáles son los pensamientos que te gustaría conservar cerca de ti? ¿Qué pensamientos te hacen feliz en este momento? ¿Puedes tenerlos? ¿Puedes mantenerlos vivos? ¿Puedes dibujar más de estos pensamientos para multiplicar tu felicidad?

Tu felicidad y tu infelicidad provienen de tus pensamientos. El poder de tus pensamientos es indiscutible. Tu mente es inocente. Tu mente no le puede decir a algunos de tus pensamientos "pon a trabajar tu potencial" y a otros "haz que estos pensamientos sean ineficaces". La mente puede hacer muchas cosas. Puede hacer todo tipo de trucos, pero no puede clasificar los pensamientos como poderosos o sin poder. La mente puede discernir, pero no puede encender o apagar la energía del pensamiento. La mente puede prestar connotaciones, pero la conexión de todos tus pensamientos es universal. El cableado no puede ser encendido o apagado.

Se que es fácil sentir que estás a merced de tus pensamientos. Puedes haberlo estado, pero eso fue antes de que supieras que los pensamientos dependen de ti. Pensabas que tenías que admitirlos a todos, y que debías tratarlos a todos justamente. Pero ese no es el caso. Esta vez no tienes que ser democrático ni decirles a todos que son bienvenidos. No, ésta vez puedes trancar la puerta y saber que eso es algo grandioso.

Del mismo modo en que no necesitas ser todo para todos los hombres, tampoco tienes que acoger a cada pensamiento que aparece. Hay pensamientos deseados y otros indeseados, y eso está perfectamente bien. Está todo bien. Deja que algunos pensamientos ingresen y no admitas a otros. Y si, de alguna manera, si algunos pensamientos ingresan y lo piensas mejor y no te sirven, ahuyéntalos. ¿Para qué los necesitas? No son pensamientos originales tuyos, de todos modos.

Traducido por: Cecilia R
Copyright © 1999-Ahora Heavenletters™